Para poder desarrollar las competencias básicas tenemos que programar actividades apropiadas para ello y no vale cualquier tipo de actividad y, mucho menos, las tradicionales y mecánicas (copia, haz el ejercicio, estudia para el examen, etc). Además, para poder evaluarlas, tienen que estar relacionadas con los indicadores (objetivos didácticos) derivados de los criterios de evaluación. Por ello, es necesario seguir el esquema que tenemos a continuación y que es una transposición didáctica, es decir, cómo se pasa de la programación al trabajo en el aula.


EJEMPLO DE TRANSPOSICIÓN DIDÁCTICA




ESQUEMA DE PROGRAMACIÓN